TIRACHINAS

MUÑECA BIIGA

MUÑECA BIIGA MUÑECA BIIGA MUÑECA BIIGA MUÑECA BIIGA

ESPECIFICACIONES:

Ref. : TRCH-16

Sección : TIRACHINAS

País : BURKINA FASO

Etnia : MOSSI

Época de la Pieza : Mediados del siglo XX

Materiales / Técnica : Madera.

Altura : 21.00 Cm.

DESCRIPCCIÓN:

          Las llamadas muñecas Biiga son fabricadas por los Mossi de la región de Bulsa. Son muñecas de fertilidad de rasgos abstractos, de estructura prácticamente cilíndrica, con un relieve a nivel de los pechos y a veces el vientre algo abombado, en señal de una futura maternidad. Otras pueden marcar un ligero estrechamiento a nivel de la cintura estructurando el cuerpo en dos partes. Carecen de brazos y de piernas, siendo los pechos la única parte relevante símbolo de maternidad, normalmente caídos.

          La cabeza guarda la morfología de la estatuaria mossi. Algunas figuras pueden ir recubiertas de cuero o llevar  pequeños adornos de cauris en el vientre, el cauri, al ser símbolo del sexo femenino representa la fertilidad.

           Estas estatuillas son figuras femeninas talladas normalmente por los herreros, a veces van forradas de cuero y otras adornadas con cauris.  Es un juguete, al que se viste, lava y se lleva a la espalda. También sustituye al niño que va a nacer para traer suerte a la parturienta.  Suelen tener el cuerpo cilíndrico y ausencia de brazos y piernas y los senos, símbolo de maternidad, normalmente caídos.

         Esta muñeca mossi, llamada Biiga, tiene un simbolismo complejo. Para la niña es a la vez la fuerza que le hará tener en su día un hijo y al mismo tiempo el bebé que aprende así a cuidar para entrenarse a ser madre. La Biiga pasa de madre a hija o de hermana a hermana. Son estatuas femeninas de fecundidad que son verdaderos objetos de uso.

         Biiga en moré significa “niño”. El “niño” es considerado por los Mossi como la reencarnación del antepasado que le concede un sigha, parte de la sustancia inmortal guardada por los antepasados. Así la Biiga asegurará un buen embarazo y un buen parto y protegerá al recién nacido preservándole de los maleficios que podrían hacerle “volver”, es decir, morir.

         Es amuleto, al tiempo que juguete, que se transmite de madres a hijas o de hermana mayor a hermana menor como un bien familiar. Es siempre un signo positivo que favorece la fertilidad de la mujer.  Se ofrecen también a las jóvenes que acaban de sufrir la excisión para desearles que sean fecundas. La fecundidad es el mayor atributo de la mujer africana.

El mango del tirachina reproduce una muñecar de fertilidad biiga. Pátina oscura dejada por el transcurso del tiempo.

LOCALIZACIÓN